Psicoanálisis en la adolescencia

 

facebook  google plus virginia  linkedIn 

psicoanalisis adolescente

Psicoanálisis en la adolesciencia

 

El proceso terapéutico del adolescente tiene su sello propio, pues nos enfrentamos por una parte como diría Erikson con el desarraigo natural de lo que supone dejar atrás la infancia conocida y reaseguradora, para entrar en el camino nuevo de ser adulto. Con la eclosión de la pubertad, el adolescente se enfrenta a muchos cambios y duelos, cambios en su morfología física, cambios en su forma de pensar, cambios en su sexualidad, por todo esto tendrá que elaborar los duelos por la sexualidad infantil que pierde, por los padres de la infancia, por el cuerpo físico que deja atrás… identificarse con nuevas cosas y dejar atrás o desidentificarse de las antiguas. Uno de los grandes retos del adolescente será asumir su propia, nueva y desconocida identidad. Los psicoanalistas estamos atentos a como se realizan estos duelos y sus respectivos cambios. 

¿Cómo enfoco la primera visita de terapia con un adolescente?

Cuando un adolescente viene a consulta, tenemos que poder discriminar muy bien quién desea cambios: ¿los padres? ¿el ambiente familiar o escolar? ¿el propio adolescente? generalmente son los otros los que se suelen poner en alerta frente a ese joven que ahora desconocen, frente a una subjetividad que desconcierta y con la que suele ser a veces muy difícil conectar, así que si el adolescente acude a mi consulta me interesa que salga con el sentimiento de que allí ha habido un buen encuentro, que le permita pensar y preguntarse acerca de él mismo.
Por otra parte, el adolescente de hoy inmerso en la sociedad actual que impone y privilegia el bienestar individual por encima del de la comunidad, se convierte en el destinatario perfecto para el consumo, el cual es ofrecido como el gran remedio para el malestar; sin embargo muy pronto el adolescente descubre que las oportunidades no son iguales para todos y como el momento vital del adolescente lo hace un poco mas vulnerable, éste puede verse de pronto incluído en grupos de pandillas, de drogas, de religión…pues el mínimo dolor, sentimientos de soledad o de desconcierto que acompañan a todo crecimiento tienen que ser acallados de forma rápida, sin espacio para el pensamiento. Aquí es donde el psicoanalista tiene una gran labor, a través de la palabra ayudar al joven a descubrir las diferencias, a atravesar los duelos sin temor, a revelar su propia singularidad y subjetividad.