Hijos y Divorcio

 

facebook  google plus virginia  linkedIn 

hijos del divorcioLos hijos del divorcio y el proceso psicoterapéutico.

Resulta frecuente encontrarse con niños que viven con uno de los padres, ya que éstos se han separado; sin embargo, la manera en cómo se pueda tramitar y elaborar esta separación es muy importante, pues puede implicar que el niño sobrelleve esta situación sin mayor menoscabo psíquico o con fuertes secuelas emocionales.

Si los padres tienen claro que la relación de pareja es una cosa y la relación como padres otra, si logran ubicar esta diferencia dentro de ellos, el niño también la ubicará dentro de él y le ayudará a vivir esa separación de una forma menos traumática. ¿En qué consiste esta diferencia y qué puede ocurrir cuando no está tan clara? El niño a lo largo de su desarrollo, tiene que ir entendiendo que hay una relación entre los padres, un aspecto en el que él no entra, y aunque se sienta excluido o a veces tenga celos, va a ser muy importante para él, pues cuando se plantea una situación de separacion los padres son los verdaderos protagonistas, y el niño no tiene por qué verse obligado a vivir la separación como propia, o a sentir que tiene que tomar partido por uno u otro de los padres, como si de una batalla se tratase. Cuando la diferencia no está clara, suele ocurrir que el padre y la madre van a tratar a los niños como el otro de la contienda, y así el resentimiento, el dolor o la rabia puede ir a parar al más débil, que en es- tos casos suele ser el niño. También puede ocurrir que ese resentimiento de la pareja se vea patentizado en que se empiece una pelea por ver de quién son los niños, o también abandonarlos, verlos con menos frecuencia, no dar el dinero correspondiente, como si el otro pensara: "Si tú me has dejado, pues ahí te quedan los niños". El hecho de que una pareja se rompa no implica que se destruya la idea de familia.

 

 

¿Y con los niños que hacemos?

 

Antes que nada hay que decirles la verdad, los niños intuyen y suelen saber cuándo "algo se está cocinando", es obvio que para los hijos la separación de los padres es un hecho doloroso, tendrá que hacer el duelo de que no va a tener a los padres juntos, por esto es muy importante que en estos momentos se le garanticen todas sus rutinas, sus juegos, darles cierta que no se les va a dejar solos, y sobre todo que es una decisión entre los adultos que no tiene que ver con él.

La fantasía más frecuente es que como los padres no se quieren, tampoco le querrán más a él; o también puede sentirse responsable de la separación, y podrá tener sentimientos de culpa, o trastornos de conducta o mal humor, por esto es básico que el niño pueda hablar sobre lo que siente, lo que teme, para aliviarlo y aclararle sus fantasías. Cuando los padres, aunque estén dolidos entre ellos logran diferenciarse de los hijos, pueden asumir que ellos podrán separarse entre sí, pero habrá ocasiones en que ambos padres puedan estar juntos nuevamente, es deseable que en acontecimientos importantes de los hijos, estén allí ambos, pues de los hijos no hay divorcio posible, tener un hijo es una decisión irreversible.